La Escuela de Agricultura y Sacarotecnia (EAS) de la UNT despliega no solo una intensa actividad académica de sus alumnos, sino que también desarrolla tareas formativas vinculadas con el cuidado del medio ambiente y la protección del bosque.
En ese sentido, el Director de la Institución. Ing. Justo Casimiro Fernández, dialogó con Medios UNT sobre las tareas de forestación y eliminación de especies invasivas en predios que son administrados por la propia Escuela, como parte de la formación académica de sus estudiantes.


En predios de la EAS están trabajando con recursos madereros que pertenecen al predio de la Escuela. ¿De qué se trata, qué están haciendo allí y para qué?
Se trata de un territorio que administra la EAS y que pertenece a la UNT. Ese aprovechamiento madero que se está haciendo es el corolario de un proyecto que comenzó en 1999, cuando la propia Escuela realiza, en esa superficie de 0,7 Ha, una implantación con Pinos elliotis. Durante estos años  que han transcurrido se estuvieron haciendo todos los procedimientos forestales que corresponden: el raleo, la poda y el aprovechamiento final que se realiza en estos momentos. Próximamente, también la EAS va a reponer toda esa superficie con una plantación de entre un 20% y 30% con especies autóctonas, y el resto con especies exóticas, que es lo que usualmente se utiliza en estos casos.-

      Estas son las plantas autóctonas y exóticas listas para replantar en el lugar donde se reforestará.

Este tipo de trabajo que lleva adelante la Escuela, ¿es de alcance medioambiental, académico, educativo y de cuidado de estas especies, o es un proyecto conjunto?
Es un conjunto de todo eso. Por un lado, desde el punto de vista de la sustentabilidad, nos garantiza el no movimiento del suelo y la retención de agua para disminuir la escorrentía y, por otro lado, está la cuestión educativa. Es decir: la idea es que todo el proceso que se viene llevando a cabo durante los últimos años forma parte de las actividades didácticas-formativas que realizan los chicos y las chicas en los módulos y materias, asignaturas o espacios curriculares relacionados con el manejo forestal.-

¿Hace cuánto que empezaron con este trabajo, en qué superficie están trabajando y cuáles son las proyecciones?
Esta superficie es menor a 1 Ha, y se empezó en 1999. Y ahora continuaremos con esto. Está previsto trabajar en distintos espacios que componen el terrero y predio que administra la EAS -que es bastante grande, de unas 174 Ha, según una Resolución de 1986-, y en virtud de la cual vamos a ir trabajando para evitar que las especies invasivas (conocida como “siempre verde o ligustro”, L. Lucidum) que no retienen humedad y que son bastante dañinas por el impacto que causan, desde el punto de vista ecológico y de la sustentabilidad del ecosistema. Vamos a ir trabajando de la misma manera, es decir, eliminando esas especies invasivas y trabajando con la forestación, implantando especies exóticas y autóctonas, en distintos predios que son unas 50 Ha dentro de lo que administra la Escuela.

        La imagen muestra el avance de la especie invasiva conocida como “siempre verde o ligustro”.

Estas actividades que desarrollan los chicos, ¿tienen la aprobación de la UNT, además de los organismos de control provincial y nacional?
Todo lo que hacemos, tanto para la implantación y la posterior extracción se hace a través de trámites y expedientes, y sus autorizaciones, que se cursan a través de la ex Secretaria de Agricultura de Tucumán y la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos, ambas dependientes del actual Ministerio de Desarrollo Productivo. Son trámites que se van desarrollando de esa manera, tanto para la implantación como para los procesos restantes, incluyendo la disposición final del material maderero. Todo esto, tanto en el caso de las hectáreas donde hicimos extracciones, como de todos los predios que se irán implantando en los próximos años. La idea es darle sustentabilidad a todo ese sector, que no la tenía, porque las especies invasivas cada vez más amplían su desarrollo y cobertura, en distintas áreas de las zonas dentro del territorio que tiene la Escuela bajo su administración.

De la disposición de la madera extraída, ¿se encarga la Escuela?
Todo se hace por cuenta y orden de la EAS. Y parte de ese aprovechamiento comercial vuelve, de alguna manera, retorna a los fondos propios de la Escuela, que con necesarios para el mantenimiento de los equipos necesarios ya que nos permitirán desarrollar las distintas actividades académicas, recursos que son fundamentales para la formación de nuestros alumnos, que en todas esas actividades que son parte de su currícula. 
                                             Así se vería el bosque de pinos dentro de unos 20 años.


Adjuntamos una breve reseña sobre el impacto dañino que provoca el "siempre verde", donde se explica por qué es necesario erradicar esa especie:
"La invasión de siempreverdes cuya penetración genera pérdida de biodiversidad, empobrece la estructura vertical del bosque y afecta a numerosas especies animales. En efecto, una de las principales especies arbóreas invasoras es el 'siempreverde' (Ligustrum lucidum), que se caracteriza por su capacidad para expandirse velozmente y por ser altamente competitivo para las especies nativas y exóticas. Su avance genera cambios drásticos en el ecosistema. No sólo reduce la diversidad de árboles nativos, sino que empobrece la estructura vertical del bosque. Esto deriva en una simplificación estructural de la vegetación y, en casos más extremos de invasión, la desaparición total de la vegetación que crece debajo del dosel arbóreo. La invasión puede llegar a modificar negativamente los procesos ecológicos, ya que la eliminación de los estratos arbustivos y herbáceos genera pérdida de biodiversidad, es decir, el empobrecimiento de la estructura vertical del bosque y su homogeneización, atentando negativamente contra la arquitectura del bosque".