Ayer fue inaugurado un moderno resonador magnético nuclear (RMN) de 400 Mhz de potencia,  que fue adquirido por el Conicet Tucumán. Se instaló en la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la UNT en el Laboratorio de Investigaciones y Servicios Analíticos (LISA), que forma parte del Instituto de Química del NOA (INQUINOA). Este instituto es de doble dependencia entre la UNT y el Conicet y cumple un importante rol en la investigación, además de brindar servicios al medio.

El laboratorio ya contaba con un RMN pero con la mitad de potencia que este último. El flamante equipo es único en el NOA y posiciona a la Provincia en el plano de la investigación. Permite mayor precisión en los análisis espectroscópicos demandados por el sector productivo, el estado y la sociedad.

Acto de inauguración

El acto de inauguración del RMN tuvo lugar en el anfiteatro de la Facultad de Bioquímica. Asistieron el Rector de la UNT José García, el presidente del Conicet Tucumán Atilio Castagnaro, el decano de Bioquímica Cutín, el diputado nacional Roberto Salvarezza, el gerente de Asuntos Administrativos del Conicet Jorge Fígari, el ex decano de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de la Plata Carlos Della Vedoca. También participaron de la presentación directores de institutos de investigación, científicos y otras autoridades de la UNT y del Conicet.

En la oportunidad, el rector destacó la importancia del nuevo RMN y señaló que la ex rectora e investigadora del Conicet Alicia Bardón, tuvo un papel preponderante en las gestiones para conseguir el moderno equipamiento. El director del Conicet comentó que el RMN demandó una inversión de alrededor de $500 mil dólares y aseguró que la ubicación del equipo en predios de la UNT es una muestra del trabajo conjunto entre ambas instituciones.

Bardón afirmó que se trata de un imán de alta potencia para estudios analíticos de todo tipo de sustancias. Federico Arrighi, responsable técnico del laboratorio destacó entre las aplicaciones más importantes del resonador los servicios vinculados a la salud y a la calidad de los alimentos. “Permite caracterizar vinos, mieles y jugos, además de que posibilita el control de calidad de medicamentos”, puntualizó. El investigador agregó que permitirá analizar con mayor precisión que con el equipo anterior plantas con efectos fitoterapéuticos, como los aceite de cannabis que circulan en el medio local.