La historia trágica del joven mutilado que al regresar de Malvinas se suicidó tras ser rechazado en su casa, comenzó a circular desde el final de la guerra en el otoño de 1982. Este rumor reaparece aún tres décadas después como un cuento de guerra. Las voces que lo cuentan invitan a pensar en aquellos temas que siempre se conversan en voz baja en los espacios privados y que se transmiten como monedas heroicas de generación en generación. 


Federico Lorenz desmonta los supuestos ficcionales que se alojaron en este rumor y nos interpela con preguntas polémicas que instalan el conflicto una vez más: «¿Cómo explicar una derrota? ¿Cómo sostener el apoyo a los protagonistas de una guerra? ¿Cómo procesar el duelo por las ausencias? ¿De qué formas la sociedad argentina procesó, en el quinquenio posterior a la rendición en Malvinas, su experiencia en relación con la muerte y la violencia?».

La pluma apasionada y rigurosa de Lorenz repone palabras ausentes y contextos omitidos. Investigación y relato se unen en una nueva configuración genérica que se construye en el espacio intersticial entre la crónica, la historia y el testimonio de los sobrevivientes para dar cuenta de la experiencia de los soldados, sus cuerpos, sus restos y sus historias escondidas en las rutinas cotidianas parecidas al olvido. 

EDUNT inscribe el desafío desde el norte del país para volver a pensar la geografía compleja de las islas Malvinas como un territorio propio, en sus rugosidades inverificables, incluso más allá de sus representaciones.  

Rossana Nofal