El 2 de julio se conmemoró en todo el país el Día Nacional de la Agricultura, una fecha trascendental para todo el sector, tanto productivo como educativo.

Por eso, desde Medios UNT entrevistamos al Dr. Mg. Ing. Zoot. Alejandro Daniel Ríos, Profesor Titular de la Cátedra de Sociología Agraria de la Facultad de Agronomía y Zootecnia de la UNT.

1) En el Día Nacional de la Agricultura, ¿cómo estamos hoy en Tucumán respecto del manejo del campo?
Lo primero que tendríamos que comentar es que el campo no es algo homogéneo ni demasiado igual; el campo es algo muy heterogéneo y muy dinámico. Sobre esta premisa previa, hay que decir que tenemos distintos sectores, algunos muy dinámicos dentro de Tucumán, como son el sector citrícola, el sector de frutas finas, el sector cañero -ahora cada vez más vinculado al tema de los biocombustibles-, por ejemplo. 
También hay otros sectores que permanecen con muchas problemáticas, como es el sector de pequeños productores agricultores cañeros, que es una característica de nuestra provincia con los denominados productores independientes. 

Debemos tener en cuenta que en la agroindustria madre de Tucumán tenemos donde casi el 80% de los productores en actividad que tienen 50 ha con caña de azúcar o menos. Eso siempre genera algún grado de conflictividad, situación que no tienen en Salta y Jujuy. Esto en Tucumán siempre genera problemas y tensiones que requieren de la intervención del Estado.
Y, por otro lado, hay amenazas como el HLB a la agroindustria citrícola que ahí sí se requiere de una lianza entre el sector privado y el sector estatal para el control de esta enfermedad, un acuerdo bilateral que está dando muy buenos resultados. Se trata de una enfermedad letal para los citrus que, indefectiblemente, debe ser tratada.

2) ¿Qué rol cumple y compromisos que debería asumir la UNT en este sentido?
El tema de nuestra UNT es central en esta temática, porque no solo somos una cantera de profesionales agropecuarios, tanto desde la Escuela de Agricultura y Sacarotecnia, como desde nuestra Facultad de Agronomía y Zootecnia (FAZ), que desde 2003 incorporó la carrera de Medicina Veterinaria. Podemos decir, sin temor a equivocarnos y sin soberbia, que somos la Facultad de Ciencias Agrarias más importante de todo el Norte Argentino y una de las cinco más importantes a nivel país. Creo que este es un dato indiscutido; costó mucho trabajo haber llegado a ese podio, con sus más y sus menos, pero está en nosotros tratar de mantener el prestigio y la jerarquía de nuestra Facultad.

También debo decir, y lo digo con bastante orgullo, que nuestra FAZ es una de las Facultades de Ciencias Agrarias del país en donde la formación humana tiene un rol muy importante. Otras facultades tienen economía, pero no dictan sociología ni tienen legislación ni una cátedra de política agraria como la nuestra. En cambio, en nuestra Facultad, y hablando de compromiso social y proyección al medio, cuenta con un departamento socioeconómico muy amplio y muy diverso, por cierto. Y, obviamente, la formación técnica profesionales es muy sólida y muy buena. Tenemos que estar muy orgullosos de nuestros egresados y del rol que tiene la UNT en su proyección hacia al diverso ancho y amplio mundo de la ruralidad en la Provincia de Tucumán.