El 27 de junio (este sábado) se celebra el Día del Biólogo, una de las diversas profesiones que surgen de las aulas de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT.
Medios UNT dialogó, a través de WhatsApp, con el Lic. Felipe Castro, docente del Programa de Formación de Recursos Humanos y Graduados en las cátedra de Genética de esa unidad académica. Además, se desempeña como técnico investigador en la Fundación Miguel Lillo.

* ¿Por qué se celebra el 27/6 el Día del Biólogo?
Se estableció esa fecha porque, en 1812, desde el Triunvirato con Rivadavia, se pone la piedra fundamental y, por lo tanto, el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires. En este sentido, va mi saludo a todos los colegas biólogos.

* ¿Cuáles son los alcances del título?
El título en Ciencias Biológicas, que nosotros llamamos directamente biólogo, tiene un alcance muy importante debido a que posee injerencia no solo en el manejo de los bienes naturales, sino también en todas las actividades científicas y de investigación de toda la fauna y flora, de la diversidad y la contaminación, como así también dentro de una rama muy importante que tiene que ver con la biología molecular y todos los aspectos físico-químicos relacionados con la biología.

* ¿En qué áreas pueden desempeñarse: docencia, investigación y gestión pública? ¿Es una carrera que tiene mucha versatilidad?
Históricamente, siempre el título de biólogo tuvo una relación directa con la investigación en ecología y diversidad: fueron los puntos más relevantes en la primera etapa de la carrera. Hoy por hoy, tiene una gran importancia a nivel de la docencia universitaria, y también de la docencia media, pero también hay muchas ramas nuevas que tienen que ver con la biología; por ejemplo, todo lo que tenga que ver con la gestión gubernamental y en apoyo a las decisiones políticas, a partir de los grupos de asesores.
Incluso, hoy, con la pandemia en el mundo, veo que están trabajando muchos investigadores, entre los que hay biólogos que están asesorando e informando a la prensa. También, dentro de la biología hay una rama muy nueva que es la biología forense, ya que pretende ayudar a resolver muchos casos y a contestar preguntas en injerencias legales, como así también en detectar alteraciones, por ejemplo.
Por supuesto, con todo lo que tenga que ver con la biología de laboratorio con la bioquímica aplicada a la biología, como el desarrollo de vacunas y el conocimiento de las plantas medicinales. Es decir, que la biología se apoya a sí misma, como así también al desarrollo humano.

* ¿Qué desafíos les plantea esta pandemia en el ejercicio de la profesión?
Frente a la pandemia por COVID-19, la biología juega un papel fundamental debido a que no solo aporta el conocimiento específico sobre el coronavirus, y cuál es el punto en el cual ese virus pasó directamente de ser una zoonosis propia de un grupo de animales, a los humanos.
El conocimiento de la relación que existe entre los animales, o la flora y la fauna, con los seres humanos, aporta evidencia clara, y fundamental, aportando información y poder conocer cuáles son las futuras pandemias, ya que el mal uso de la fauna, sobre todo ya que se considera como una de las teorías más acertadas sobre el CODIV-19, tiene que ver con los mercados de China, donde los animales se encuentran vivos para ser consumidos en mercados populares, y en contacto directo entre animales que normalmente en la vida silvestre no los tenían con seres humanos, y ahora sí lo tienen, llegamos a zoonosis que pueden afectar a los seres humanos.
Este no es el único caso conocido. Ya hubo otras pandemias con zoonosis que no fueron estudiadas, o que en ese momento como no había un desarrollo de la biología no pudieron ser combatidas, incluso la misma peste negra, pasando por la gripe porcina y la gripe aviar.
Vemos que la biología, el rol del biólogo, en general, es trascendental para poder prevenir futuras pandemias, y también para poder hacer un manejo adecuado de la vida silvestre.
Por otro lado, también el gran desafío tiene que ver con la biología aplicada a la salud humana. Son muchos los biólogos que lo están haciendo actualmente. Pero, a las claras, se ve que es un área que necesita cada vez más de los biólogos, para que volquemos todo el conocimiento que tenemos para poder aportar al desarrollo de vacunas, aportar al desarrollo de nuevos fármacos, o nuevos tratamientos, a partir de componentes naturales que podemos estudiar y que tenemos en nuestra formación un acceso mucho más rápido y concreto.