Los días lunes, martes pasado y hoy, miércoles, se sustanciaron exámenes de carácter especial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, según números publicados en la Fan Page oficial de la Facultad, las mesas que se constituyeron fueron 129. Los exámenes que se desarrollaron en modalidad virtual estuvieron destinados a los estudiantes próximos a recibirse (que les falten 6 o menos materias para recibirse); alumnos del régimen de cursado especial, y estudiantes de inglés, francés, profesorados y prácticas de trabajo social, que no pudieron rendir en marzo y estaban impedidos de avanzar en el cursado por las correlativas.

Desde Medios UNT entrevistamos al Secretario Académico de la Casa de Estudios, Prof. Sergio Robín; a la Profa. María Marta Luján, docente de Historia de la Comunicación y Cultura , y Directora de la carrera de Ciencias de la Comunicación; a Guillermo Siles, Profesor de la cátedra Literatura Argentina II de la carrera de Letras; a Edgar Ibáñez, estudiante del Profesorado de Ciencias de la Educación, y a Claudio Juri de Historia, quien se recibió en este turno excepcional por el contexto de pandemia. 

El Secretario Académico indicó: ‘’Este turno de exámenes constituye una experiencia inédita en la Facultad de Filosofía y Letras, por eso también se denominó turno excepcional. Es excepcional desde el punto de vista de la forma, y desde el punto de vista de los estudiantes a quienes está dirigido’’. ‘’El turno fue una construcción colectiva de la comunidad de Filosofía y Letras, donde participaron los departamentos Exámenes e Informática y Sección Alumnos,  en cuyas oficinas prepararon la instancia de exámenes; alumnos a través del Centro de Estudiantes y las agrupaciones que lo constituyen, que paso a paso nos señalaron las dificultades que iban encontrando, y con preguntas también aportaron. A su vez, también cabe destacar la participación docente a través de las direcciones de carrera, que fueron aportando sus inquietudes acerca de la construcción del protocolo, y otros aspectos relacionados con la organización de la mesa examinadora’’, agregó Robín. 

Por otro lado, acotó: ‘’Consideramos que esta primera experiencia acotada a un universo de estudiantes puntuales, nos va a servir como ensayo para preparar el primer llamado ordinario, que sería posterior a este. Pensamos que estaríamos preparados para el desafío de una mesa ordinaria, en donde todos los estudiantes puedan presentarse a rendir’’. ‘’Esta experiencia nos permite poner en práctica el protocolo aprobado por el Consejo Directivo, además de implementar la organización y logística de las mesas, y la distribución en los días de exámenes. De esta manera vamos, a tener la experiencia para organizar un turno ordinario, que más adelante daríamos a conocer’’, continuó. 

‘Para finalizar expresó: ‘’Este esfuerzo de la comunidad de nuestra Facultad se suma al que ya se viene llevando a cabo desde que se declaró el aislamiento, a través de las clases virtuales. Filosofía está poniendo todo su potencial para mantener la universidad pública abierta. El compromiso docente y estudiantil, en este proceso, es excepcional’’. 

Por su parte, Guillermo Siles, de Literatura Argentina II señaló: ‘’Nosotros veníamos trabajando con las alumnas que se presentaron, ya que estaban preparando la materia para marzo; incluso, hubo consultas presenciales ya que venían estudiando previo a la cuarentena. Estaban bien preparadas, y además de las consultas mencionadas, durante el aislamiento mantuvimos la comunicación por WhatsApp, Messenger y Mail’’. ‘’La mesa se desarrolló con absoluta normalidad, mi materia es regular, oral, porque ya ellos hicieron exámenes escritos durante la cursada, de modo que no presentan problemas. Fue muy satisfactorio el examen, a las alumnas les fue muy bien, no hubo inconvenientes técnicos y se les tomó un coloquio’’, añadió. 

Por otra parte, agregó: ‘’Cada alumna se conectó y estuvo a solas con el jurado, y luego fueron entrando a rendir las otras. Se les dio la oportunidad de 'hacer capilla' para que organicen la exposición. Para mi es como costumbre, porque dimos clases todo el año y, además, las personas jóvenes están habituadas a manejarse con la tecnología, de modo que creo que para ellos fue algo sencillo, estamos muy contentos con la tarea’’. Para culminar, auguró que se puedan implementar turnos para todos, para que los estudiantes no se retrasen. 

A su vez, la Profesora Luján también destacó sus sensaciones sobre este turno excepcional: ‘’Fue un gran desafío para docentes y estudiantes por la novedad de la modalidad. Seguramente hubo fallas, aspectos para corregir y cuestiones para repensar y pulir; no obstante, mi balance es altamente positivo, si se tiene en cuenta que muchos alumnos pudieron recibirse’’. ‘’Ello implica disponer de un instrumento para insertarse laboralmente o inscribirse en convocatorias de becas; por lo tanto, considero que esta instancia ha priorizado al alumno, a su realidad y a sus posibilidades’’, agregó. 

La directora del Departamento de Ciencias de la Comunicación también remarcó: ‘’La gestión de la Facultad ofreció apoyo a quienes no dispusieran de dispositivos o acceso a internet. Asimismo, se puso a disposición para el asesoramiento constante ante cualquier duda o inquietud’’

Para cerrar, indicó: ‘’Celebro este gran paso y agradezco a quienes lo hicieron posible, priorizando en los hechos concretos políticas de inclusión, más allá de lo discursivo’’. 

Por otro lado, Edgar Ibáñez, estudiante de Ciencias de la Educación, quien rindió la asignatura Tecnología Educativa, señaló: ‘’En mi caso no tengo wifi, tuve que contratar datos para el celular, pero en lo general fue una experiencia bastante buena’’. ‘’Desde la cátedra hubo una gran organización, la profesora tuvo muy buena predisposición, tanto para los regulares como para los libres, nos hizo hacer un trabajo previo, y en el examen nos pudimos expresar libremente en relación a la experiencia educativa ligando con los contenidos’’, acotó. 
Para culminar, destacó la comunicación fluida que tuvo con la cátedra, en las consultas previas en modalidad virtual. 

El último testimonio estudiantil fue el de Claudio Juri, estudiante de Historia, quien rindió Historiografía y con esa materia llegó a su tan ansiado título de Profesor. En diálogo con Medios UNT expresó: ‘’Fue una experiencia diferente por este año atípico, uno se imagina recibirse de manera más tradicional. Me pareció importante haber tenido la posibilidad de rendir, la experiencia fue distinta, pero positiva’’. ‘’Sería bueno que otras cátedras se sumen, y que en este año tan complejo se pueda seguir rindiendo de manera virtual’’, agregó. 

Para finalizar, dijo que hubo nervios como todos los exámenes, pero pudo cumplir el objetivo, y agradeció la predisposición de la cátedra.