Por Daniela Orlandi

Hace un mes, los argentinos nos inflábamos el pecho de orgullo porque el segundo de los dos grandes satélites de observación terrestre despegaba desde Cabo Cañaveral, Florida, con rotundo éxito. Se trataba del SAOCOM 1B, desarrollado y fabricado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, en colaboración con numerosas instituciones científicas como INVAP, que es una empresa de alta tecnología radicada en Bariloche.

Desde hace décadas, el INVAP recibe a graduados de la Universidad Nacional de Tucumán, como los hermanos Federico y Nicolás Renolfi. Ambos, santiagueños, se recibieron de ingeniero electrónico en la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología. Nicolás (43) ingresó al INVAP en 2000, y su hermano Federico (45) se incorporó pocos años después. Medios UNT conversó con ellos sobre sus desafíos profesionales, la vocación y su paso por nuestra Universidad.

Medios UNT - ¿Cómo te iniciaste en tu profesión?
Federico - Trabajé en varias firmas de Buenos Aires como consultor en seguridad informática. Luego me integré a INVAP, donde trabajé en el desarrollo de radares terrestres, de control de tráfico aéreo y radares meteorológicos. El proyecto más importante en el que participé fue “Relámpago”, una iniciativa que busca investigar y evaluar tormentas eléctricas de alta intensidad en la región centro del país.
Nicolás-  Mi trabajo de graduación lo realicé en el INVAP. Comencé a trabajar en el departamento de electrónica en el año 2000, diseñando partes de satélites. También trabajé en el equipo de diseño de radares terrestres y luego lideré el proyecto SAOCOM. Actualmente, estoy en la Subgerencia de Proyectos de la Gerencia de Negocios.

Medios UNT - ¿Por qué elegiste ingeniería?
Federico- Siempre me gustaron las ciencias duras. Supongo que por mi padre, que nos enseñó con el ejemplo cómo hacer todo tipo de trabajos técnicos.
Nicolás- Desde pequeño me gustaba construir y diseñar cosas, tenía vocación de ingeniero. De chico fabricaba mis juguetes de madera con las herramientas y retazos de madera de mi papá (los cajones de verdura eran mi predilección). Mis padres y un tío mío me transmitieron la pasión por el universo y las ciencias en general. 

                                                                                 Nicolás Renolfi.

Medios UNT-  ¿Cuáles fueron las metas más desafiantes que les tocó?
Federico- En el INVAP todos los proyectos son desafiantes. Se trabaja con tecnologías de última generación, desarrollando productos nunca antes fabricados en el país y en algunos casos en el mundo. 
Nicolás- A días del lanzamiento del SAOCOM 1 A, y cuatro días antes de viajar a los Estados Unidos (con el satélite prácticamente integrado al cohete), me avisan que había posibilidades de que el panel solar tenga un problema y peligre la misión. No te cuento la cantidad de cosas que hicimos en cuatro días para solucionarlo y la alegría que tuvimos cuando el panel se desplegó. El desafío más grande fue llevar adelante un proyecto de 350 personas (el  SAOCOM) con un cronograma que exigía doble y triple turnos de trabajo, con sábados y feriados incluidos, por más de dos años.
 
Medios UNT- ¿Cómo considera la formación que recibiste en la UNT?
Federico- Muy buena. La universidad te da herramientas para enfrentar problemas y nosotros tenemos que aprender cómo y cuándo utilizarlas. En ingeniería no hay atajos ni recetas mágicas. No queda otra que pensar, trabajar duro y apoyarse en las fortalezas de los demás.
Nicolás- La Universidad nos dio una excelente base teórica y nos inculcó el proceso de aprendizaje.
 
Medios UNT- ¿Qué consejos le darían a jóvenes que están decidiendo qué carrera seguir?
Federico- Que no se queden con revisar el listado de materias que aparecen en el programa de una carrera. Para saber si les va a gustar ejercer la profesión, tienen que acercarse a los profesionales y preguntarles qué hacen en el día a día.
Nicolás- Que elijan la carrera en la puedan ampliar y desarrollar su pasión.

                                                                               Federico Renolfi

Medios UNT - ¿Qué le dirías a los chicos sobre la constancia y las exigencias de una carrera universitaria?
Federico- Es fundamental no desalentarse cuando algo no sale, hay que alejarse un poco del problema, mirar desde otro ángulo, buscarle la vuelta y volver a la carga. Es válido buscar ayuda. 
Nicolás- La vida nos pone tropiezos en todas nuestras empresas, desde el estudio, el trabajo y la vida en pareja. Los tropiezos son inevitables, llegan tarde o temprano, pero son enseñanzas.

Medios UNT-  ¿Qué recuerdos tenés de la UNT?
Federico- Recuerdo anécdotas que contaban el Dr. Bravo, el Ing. Molina, el Ing. Rivera, el actual decano Miguel Cabrera en el Laboratorio de Física.
Nicolás- Recuerdo a Jorge Molina Palacios, que fue mi director de tesis, y continuamos en contacto hasta hoy.  A mi profesora Patricia Cáceres (de quien estoy profundamente agradecido), que me presentó a un ex compañero de ella (también tucumano) que trabajaba en INVAP. Café de por medio, nos contó de la empresa rionegrina que diseñaba y fabricaba satélites... Ese mismo día decidí que tenía que trabajar ahí y con ayuda de Patricia armé mi primer curriculum, y el resto ya lo conocen.