Fuente: Página Oficial  de Facebook - Facultad de Arquitectura y Urbanismo.- 

El Día del Arquitecto y de la Arquitecta se festeja cada 1 de julio en Argentina desde 1985, cuando la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) dispuso establecerla como Día Internacional de la Arquitectura, recordando la fecha de creación de esta entidad, realizada en Suiza el 1 de julio de 1949. A pesar de que con posterioridad hubo un cambio de fecha a nivel internacional, la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA) decidió mantener en nuestro país el Día del Arquitecto Argentino el 1 de julio.

Hoy, a 70 años de historia del nacimiento de la Facultad en la UNT, habiendo funcionado en distintas locaciones y hace 50 en el Centro Universitario “Ing. Roberto Herrera”, la comunidad celebra esta fecha convocando a destacados profesionales, egresados, docentes y referentes nacionales que día a día forman con vocación a los estudiantes y futuros egresados de la FAU.

Para reflexionar sobre la importancia de la fecha y los desafíos de los arquitectos y arquitectas, profesionales docentes y egresados de la FAU compartieron sus experiencias.


En primer lugar, encontramos a Guillermo Enrique Gonzalo, Profesor Titular y Director de Instituto de Acondicionamiento Ambiental de la FAU UNT. Desde su mirada planteó: “La arquitectura actual está frente a grandes desafíos. Se fueron observando desde las últimas décadas del siglo pasado la profundización de dos hechos muy importantes. Uno, el crecimiento exponencial de la población mundial, en 1950 era de 2.000 millones y en pocas décadas pasó a los casi 8.000 millones de personas actuales. Este es un gran desafío para nosotros los arquitectos porque la principal motivación de nuestro servicio es diseñar, proyectar y construir los ambientes privados y publicados donde se podrán desarrollar las actividades humanas”.

Además, el profesional de la UNT explicó: “El segundo hecho disruptivo fue pasar de un esquema energético que parecía estable a fin del siglo pasado, a tener que adaptarnos a los encarecimientos, limitaciones de los combustibles fósiles que obligaron a prestar mucha atención al comportamiento de ciudades y edificios frente al uso de la energía. En las últimas décadas, se agrega además el factor de cambio climático, parcialmente producido por el modelo de uso energético que la humanidad había adoptado como habitual. Lo que profundiza además la complejidad a la que se enfrenta actualmente el profesional arquitecto al momento de diseñar en forma correcta para el usuario, pero también para el medioambiente y para el planeta”.

Finalmente, la Arquitecta Josefina Ocampo explicó cómo vive la disciplina en esta etapa renovada con desafíos más latentes. “Las nuevas generaciones de arquitectos se están enfrentando a innumerables retos, no solo por el diseño del espacio, sino por el abordaje de una sociedad contemporánea constituida por una diversidad. En este contexto, los jóvenes están redefiniendo los límites de su profesión en la búsqueda de soluciones a estos problemas. En el campo de la arquitectura y el diseño es importante que todos tengamos en cuenta los lineamientos para pensar en un entorno más accesible y para todos”, expresó.