El Instituto de Medicina Molecular y Celular Aplicada (IMMCA) recibió la máxima distinción de la Cámara de Diputados de la Nación por sus aportes vinculados con la medicina traslacional y el estudio de enfermedades neurodegenerativas. Además, durante la pandemia de coronavirus el instituto logró desarrollar un test diagnóstico para detectar coronavirus y luego se avocó al estudio del suero hiperinmune de llamas, con la idea de encontrar un nuevo tratamiento para el Covid-19 a partir de las nanomoléculas de estos camélidos.

La impulsora de esta distinción fue la diputada tucumana, Rossana Chahla y ella fue, además, quien hizo entrega de los diplomas a los integrantes del IMMCA y al Instituto propiamente dicho. La ceremonia se realizó el martes 15 de noviembre, en la Cámara Baja nacional. El IMMCA estuvo representado por su directora, la doctora Rosana Chehín, junto a los profesionales que conforman la institución: Diego Ploper, Hernán Cruz, Sabrina Sequeira, Estefanía Santander, César Ávila, Silvina Chávez, Eva Vélez, Esteban Vera Pingitore, Rodrigo Tomás Grau, Belén Oterino, Agustín Stagnetto y los estudiantes Álvaro Luna y Bruno Torres, ambos de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia. También integran el equipo de trabajo, aunque no viajaron a Buenos Aires, las estudiantes Florencia Paz y Laura Guayán (de la Licenciatura en Biotecnología).

Durante la ceremonia, Chehín realizó una síntesis del devenir histórico del Instituto y de sus contribuciones ligadas a la medicina molecular y celular aplicada. Comentó los principales avances del instituto para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas y para el diagnóstico y tratamiento del Covid-19.

Chehín manifestó a Medios UNT que sintió una enorme alegría por recibir un premio con el nombre de un gran tucumano, ya que la distinción de la cámara baja se llama “Juan Bautista Alberdi”. Y durante su alocución expuso sobre la paradoja de la abundancia: “la riqueza de un país no la da el suelo, porque hay países pobres con abundancia de diamantes, tierras y petróleo. La prosperidad de una Nación la dan la educación y la tecnología, que son los nuevos commodities. Por eso es necesario que el Estado invierta en ciencia, tecnología y educación”, puntualizó. 

A tu turno, la diputada Chahla ponderó la medicina traslacional en el sistema de salud argentino, a la vez que realizó los pedidos, orientados hacia ambas Cámaras, para impulsar leyes que favorezcan y potencien los aportes del Estado a favor de la ciencia y la tecnología.

Participaron de la ceremonia los diputados nacionales Carlos Cisneros y Domingo Luis Amaya, y los senadores nacionales Sandra Mendoza y Pablo Yedlin. En nombre de la comunidad científica estuvieron presentes Mónica Tirado, secretaria de Ciencia, Arte e Innovación Tecnológica de la Universidad Nacional de Tucumán, quien lo hizo en representación del Rector, Ing. Sergio josé Pagani (ausente por asistir a reuniones del CIN y participar de FIESA 2022); el Dr. Atilio Castagnaro, director del CCC Conicet - NOA Sur, y el odontólogo José Cano, secretario de Coordinación Operativa de la Cámara Baja.

La distinción incluyó también alumnos de grado

Medios UNT conversó con Bruno Torres, uno de los estudiantes de grado que integra el IMMCA y quien también viajó a Buenos Aires para recibir la distinción. Bruno estudia Licenciatura en Biotecnología; su tesis de grado busca utilizar extractos de limones de la industria local para inhibir la agregación de la alfa synucleína, proteína que al agregarse forma fibras tóxicas, y esa toxicidad se vinculada con la enfermedad de Parkinson.

Respecto a la distinción, Bruno manifestó: “desde mi lugar de estudiante estoy muy agradecido a todos los que integran el IMMCA, por permitirme formar parte de la institución y hacerme sentir uno más a la hora de recibir una mención tan importante, como fue la que nos otorgó la Cámara de Diputados”.