Los talleres de verano de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) pusieron esta vez el foco en las personas celíacas o sensibles al gluten, o en aquellos que por elección decidieron llevar este tipo de alimentación. Los alumnos podrán aprender a preparar diferentes opciones como pan de molde, galletas marineras, pizzas, bizcochuelos, masas de tarta, pan de hamburguesas, sorrentinos y pastafloras sin TACC, es decir, que no poseen trigo, avena, cebada ni centeno. 

El taller se llama "Con amor y sin TACC". Las clases empezaron el 7 de febrero y se extenderán todos los viernes de febrero, de 9:30 a 12. Las inscripciones aún están abiertas y los interesados pueden recuperar la única clase que ya se dictó.

Silvana Burgos, licenciada en nutrición, quien está al frente del taller, indicó que es una excelente opción para aprender el manejo de los distintos ingredientes que se utilizan, en general, en la cocina sin gluten. “Se dictan técnicas específicas, la fundamentación del uso de cada ingrediente y, como la clase es presencial, los alumnos pueden ver el proceso de la elaboración de un producto en vivo, desgustar los platos y llevarse un recetario”.

La profesional comentó que aprender a cocina sin TACC resulta importante porque “el paciente celíaco necesita reducir costos (la comida para ellos es mucho más cara que la que contiene gluten); además, les brinda la seguridad de que sus alimentos no están contaminados y fortalece su independencia ya que no necesitan que otro les prepare sus platos”.

El taller se dicta en la Usina de la Universidad, en Av. Sarmiento 1.100 y tiene un costo de 
$ 850. Por informes e inscripciones comunicarse a silburgos@gmail.com, al teléfono (381) 4518662 o al celular 3814789633.

Qué es la celiaquía y su prevalencia

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales -como el trigo, avena, cebada y centeno- que produce en las personas celíacas una reacción autoinmune que genera daño en las vellosidades del intestino. La sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) es una intolerancia que produce síntomas similares a las que sufren los celíacos, pero sin la reacción en el intestino.

Según los últimos estudios oficiales de prevalencia, afecta a 1 de cada 100 adultos, y en niños es aún más frecuente: se encuentra en 1 de cada 80 chicos. El problema es que muchas personas no lo saben: se estima que por cada celíaco diagnosticado hay 8 que todavía no lo saben. 
Sobre la sensibilidad al gluten no celíaca no hay datos disponibles en la Argentina. En Estados Unidos se estima que afecta al 10% de la población.