El director del Programa de Discapacidad e Inclusión Social (ProDIS), Darío Mamaní, se reunió con el presidente de la Legislatura de la Provincia, Osvado Jaldo, para solicitar se emita algún tipo de definición pública respecto de la necesidad de dar cumplimiento con el artículo 66, de la Ley 26.522, donde hace referencia a satisfacer las necesidades comunicacionales de personas con discapacidades auditivas.

Precisamente, el ProDIS, que depende de la Secretaría de Bienestar Universitario de la UNT, acompañado por la Asociación Civil Comunidad y por la Asociación Tucumana de Sordos canalizó, por medio del legislador Raúl Albarracín, dicha propuesta.
"Esperamos que se trate en el día de la fecha, ya que significará un gran avance al haber transcurrido, prácticamente, 10 años que no se aplica esta ley", señaló Mamaní.

Lo fundamental, explicó, es brindar garantías e igualdad de oportunidades de acceso a la información a las personas de la comunidad sorda.
"Esto ya lo pidió en su momento la Agencia Nacional de Discapacidad junto con el ENACOM (Ente Nacional de Comunicación). En este sentido, pretendemos que se implemente, en una primera etapa en los informativos, el recuadro con una persona intérprete del lenguaje de señas", precisó.

Asimismo, se solicitó al vicegobernador que, en sus declaraciones públicas ante la prensa, incorpore a su lado, presencialmente y en simultáneo, a un intérprete de Lenguaje de Señas. La iniciativa fue tomada por el área de prensa de la Legislatura.