Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) desarrollaron dispositivos al que denominaron “parches inteligentes”, que son capaces de diagnosticar una infección en un herida crónica, como las producidas por quemaduras o escaras en las personas que están mucho tiempo postradas, y al mismo tiempo suministrar antibióticos para curarla.

Estos dispositivos “son inéditos con estas características” explicó la Dirección de Medios de la UNT, que se aplican a este tipo de heridas que “no suelen tener buenos desenlaces porque“cuesta mucho que cicatricen”.

Estas lesiones “suelen estar húmedas, lo que estimula el crecimiento de bacterias patógenas que forman un biofilm, que resulta casi impenetrable para los antibióticos orales o locales comunes”, detalló la UNT.

El parche cuyo desarrollo es financiado por esa universidad y el CONICET cuenta con un sensor que cuando absorbe la humedad de la herida cambia de color, con lo que los médicos, de esta forma, saben que se detectó el biofilm, que es una especie de capa producida por las bacterias, que impide la penetración de la medicación común en la herida.

Más información en La Voz