CCT CONICET NOA Sur
Gacetilla para medios

“En el NOA no existía un laboratorio público habilitado bajo normas ANMAT, lo que obliga a recurrir al Estado nacional, o laboratorios privados, para cubrir las demandas esenciales de medicamentos de la región.” Así de contundente explica el doctor Mario Arena la trascendencia de que el proyecto del Instituto de Biotecnología Farmacéutica y Alimentaria (INBIOFAL), que él dirige, haya sido seleccionado entre 15.

Esto es lo que ocurre:
el INBIOFAL, Unidad Ejecutora de doble dependencia, CONICET- UNT, llevará a cabo un proceso de modernización tecnológica en su Centro de Elaboración y Estudios Farmacéuticos (CEyEF), para lanzar una línea de producción de comprimidos. Y lo hará cumpliendo la normativa que establece para ello la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica -ANMAT-. Será el primero del NOA normatizado ANMAT, y con ello se proyectará al mercado interno, principalmente NOA y NEA con medicamentos certificados y a precios accesibles.

El proyecto había sido presentado en la Convocatoria Proyectos Estratégicos en Producción Pública de Medicamentos (PE PPM), y recibirá un Aporte No Reintegrable por $ 64.996.920. Esos recursos provienen del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), dependiente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

“Que nos hayan otorgado este subsidio es un gran paso, que permitirá adecuar la planta de medicamentos a las normas ANMAT. Ya está terminado el anteproyecto, realizado en la colaboración entre la UNT y el CONICET –resaltó Arena-. Aspiramos a que, en los próximos tres años, con mucho trabajo, la planta se encuentre en pleno funcionamiento”. Destacó también el compromiso y la complementariedad del equipo de trabajo involucrado: farmacéuticos, bioquímicos, arquitectos, ingenieros, biotecnólogos, contadores, licenciados en Química e higienistas de las instituciones madre de INBIOFAL (UNT CONICET).” Ellos son los mejores indicadores de un desarrollo exitoso”, añadió.

Un fin social

La producción pública de comprimidos – como paracetamol, ibuprofeno, diclofenac, metformina, enalapril y valsartán – contribuye al crecimiento y a la expansión de la oferta de medicamentos de interés en Salud Pública, destacó también Arena.
“Se logrará así un impacto beneficioso en calidad de vida y en prevención de enfermedades de alto costo social. La producción pública de medicamentos es inversión en salud; y se los concibe como bienes sociales, no como bienes de mercado. De esa manera es posible dar cobertura a sectores vulnerables”.

Contactos de prensa: por encontrarse fuera de la provincia puede ser contactado a partir del próximo lunes
*  Doctora Mario Arena                              +54 9 3815 67-2773