Las puertas de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) permanecerán físcamente cerradas al menos hasta fin de mes. El rector José García y los decanos de las facultades acordaron la prórroga de la suspensión de actividades presenciales académicas, administrativas, de investigación y de extensión hasta el lunes 27 de abril. Esta fecha, sin embargo, podría extenderse -una vez más- si el Gobierno de la Nación llegara a prolongar la cuarentena preventiva y obligatoria por la pandemia de coronavirus.

En tiempos de confinamiento, el debate se dio a través de herramientas virtuales según explicó a este diario el titular de la Casa de Altos Estudios. Señaló que participaron 13 de los 11 decanos, quienes consideraron prudente la medida ante el inminente anuncio del presidente, Alberto Fernández, para extender el aislamiento social en todo el país. 

De un modo similar se había expresado días atrás la Facultad de Medicina, que conduce Mateo Martínez. A través de un comunicado consideró que “el sector educativo universitario puede esperar un poco más para retomar actividades educativas presenciales”. 

García indicó que durante el debate se dejó como condición factible de cada unidad académica el realizar actividades a través de plataformas virtuales. “La mayor parte de la gente está colaborando. Tenemos unas 2.500 aulas virtuales. Se puede dictar clases, pero tenemos que acordar y ver los mecanismos para la evaluación”, indicó. Detalló que hay carreras en las que no se contempló la posibilidad de un modo no presencial de examen. “Nunca hemos pensado que pueda suceder semejante pandemia como la que estamos viviendo”, agregó. 

Elecciones en el medio
El rector de la UNT, institución que cuenta con unos 50.000 estudiantes, informó que también se debatió pero no se pudo resolver qué ocurrirá con la renovación de autoridades del Consejo Directivo y del Consejo Superior, cuyos mandatos vencen en mayo. “Tenemos que hacer una gran consulta jurídica. Hay cosas en el estatuto que son muy categóricas, como que un consejero dura dos años y no da ninguna posibilidad de que dure más tiempo, por ejemplo. Estamos viendo cuáles son las normas para no violar ninguna”, manifestó.

Consultado sobre la posibilidad de un corrimiento del calendario académico a causa del avance del virus, como hizo la Universidad de Buenos Aires (UBA), García dijo que la mayoría e los decanos no quieren tomar esa decisión. “Hay una serie de críticas a la resolución de la UBA porque con la pandemia no sabemos cuánto tiempo va a durar esa situación como para ponerle un inicio y un final. Pero algunas unidades académicas dentro de la UNT lo han hecho”, dijo, en alusión a la Facultad de Derecho. La decana, Adela Seguí, con licencia médica por dar positivo en dengue, resolvió que las clases de este año finalicen en febrero 2021. 

Se duplicaron las aulas virtuales
La secretaria académica de la UNT, Carolina Abdala, indicó que la mayoría de las facultades comenzarán sus actividades virtuales desde el lunes. Precisó que por el confinamiento prácticamente se duplicó la cantidad de aulas virtuales. Pasó de unas 1.300 a 2.500. Así, por primera vez en casi 106 años, el inicio de las clases tendrá anfiteatros vacíos y aulas digitales colmadas.  

“La sugerencia -contó- ha sido tratar de tener un vínculo con los alumnos. Se recomendó que sean aulas virtuales. Ha habido aceptación. No puedo decir masiva, porque no se puede medir, pero si uno toma la cantidad de aulas que se han abierto, ha habido una preocupación de los profesores por afrontar esto”, destacó. Y agregó: “afrontar como se pueda, porque en muchos casos se trata de profesores que están aprendiendo y nunca han hecho eso. La idea principalmente es mantener el vínculo con los alumnos”, dijo la funcionaria académica. 

Abdala indicó hay muchas inscripciones condicionadas en estas aulas debido a que la última mesa de examen quedó suspendida y no se pudieron rendir, por ejemplo, materias correlativas. “Casi todas las facultades han reprogramado exámenes. No han puesto fechas porque no sabemos qué va a pasar, pero no es que se perdió el turno. Hay una voluntad que yo considero muy valiosa de tratar de afrontar la situación de la mejor manera posible y de sobre todo no desarrollar prácticas que terminen siendo excluyentes”, insistió. 

En cuanto a la situación de las escuelas experimentales, la secretaria académica dijo que casi todos los alumnos han registrado su inscripción en las aulas virtuales. Que para aquellos estudiantes a los que le quedó una mesa pendiente se están haciendo tutorías para que puedan rendir esas materias. “La voluntad es la misma: tratar de lograr ese acercamiento con los alumnos”.